Lomos de caballa a la plancha con pimientos morrones y eneldo

Ingredientes:

Caballas frescas, Pimientos morrones, aceite de oliva virgen extra, sal y eneldo

Pochar los pimientos rojos cortados en tiras grandes. Mientras tanto sacar los lomos de las caballas y dejarlos bien limpios de espinas, utilizando unas pinzas si fuera preciso. En una sartén o plancha poner unas cucharadas de aceite de oliva y cuando esté templado poner los lomos con la carne dando a la sartén y la piel arriba. Continuar a fuego moderado procurando que la carne quede muy jugosa y no se pase demasiado por lo que en un minuto se le da la vuelta, se deja medio minuto más y ya están listas. Poner por encima un poco de aceite de oliva, el eneldo y los pimientos. Se pueden servir en montaditos de pan tostado y sirven de aperitivo.

Anuncios

Alistado en escabeche

img-20160823-wa000120160821_121557

Se trata de un pescado azul con la piel rayada, parecido al bonito pero con la carne algo menos prieta. En este caso se ha elaborado el escabeche de diferente manera al descrito en este blog para el bonito, según una receta de Marisa P.

Ingredientes:

2 kilos de alistados. 3 cebollas. 3 zanahorias. 2 dl. de aceite de oliva virgen extra. 4 hojas de laurel. Vinagre de jerez. 1 cucharada de azúcar de caña. Agua. Sal y pimienta en grano.

En una olla grande poner el aceite y cuando esté bien caliente pochar la cebolla y zanahoria cortada en juliana. Después subir el fuego al máximo y echar el vinagre en proporción de un vaso por tres de agua,  junto con dos cucharaditas de pimienta en grano, sal al gusto y la cucharada de azúcar. Cuando este caldo comience a hervir poner el pescado cortado en rodajas, previamente limpio y sin cabeza pero dejando la espina para que sirva de armazón y procurando que quede cubierto por el líquido. Unos quince minutos serán suficientes para que quede elaborado este pescado en escabeche.

Comer una vez quitada la espina. La cebolla y zanahoria en juliana quedan como encurtidas por el vinagre y acompañan muy bien a los trozos del pescado para pinchos de aperitivo o acompañamiento de ensaladas. La ventaja es que se puede conservar en frascos de cristal por largo tiempo, siempre que éstos estén bien limpios y cerrados al vacío. Para ello hervir los frascos para esterilizarlos y una vez depositado en ellos el producto en caliente, cerrarlos fuerte y el vacío queda hecho en poco tiempo.

 

Tartaletas de hojaldre rellenas de níscalos

20151103_123412-1-120151103_213030-1

Ingredientes para 8 tartaletas

8 tartaletas de hojaldre ya precocinadas. 1/2 kg. de níscalos. 1 cebolla. 4 dientes de ajo. 1 dl de aceite de oliva virgen extra. Perejil. Sal y pimienta.

Limpiar bien los níscalos con un cepillo sin mojarlos si fuera posible. Trocear los níscalos, la cebolla y los ajos.

En una sartén honda poner abundante aceite y cuando esté muy caliente echar los ajos picados y enseguida los níscalos. Remover a fuego fuerte y cuando empiecen a dorar bajar a fuego medio y dejar que se cuezan en su propio jugo durante 15 minutos aproximadamente, poniendo sal, perejil picado y pimienta negra molida a voluntad. Pochar la cebolla aparte.

Poner cebolla pochada en la base de las tartaletas y a continuación colmarlas con los níscalos. Hornear durante cinco minutos a 180º.

 

Berberechos al vapor

20151024_135745

Ingredientes para 4/6 personas:

1 kg. de berberechos

Este molusco es de carne finísima y si se escogen bien gordos, llenos y frescos son para el paladar un elixir de mar.  Hay que hacerlos al momento de comerlos pues se hacen en segundos. Se necesita una olla amplia y punto. Ningún ingrediente, solo los moluscos. Poner la olla al fuego sin nada. Cuando esté templado el fondo echar los berberechos y tapar. Al momento empiezan a abrir. Destapar y preparar un plato grande y a medida que van abriendo sacar de uno en uno con rapidez. No deben cocer absolutamente nada pues su tamaño se encoge y pierde los jugos. Una vez todos abiertos servir por encima el caldo que han soltado y ya están listos. Opcionalmente se puede poner unas gotitas de limón pero no hace falta porque enmascara su sabor natural.

Carpaccio de ternera con chutney, rúcula y escamas de parmesano

20151004_213638

 

Dentro de la comida instantánea este carpaccio puede valer como plato entrante y no lleva más de cinco minutos de preparación

Ingredientes para cuatro personas:

Dos paquetes de carpaccio ya cortado. En este caso se han utilizado de la marca Roler que trae incluido el queso parmesano y una vinagreta. Hojas de rúcula. Chutney de frutas.

Abrir los paquetes, extender el carpaccio en cada plato, poner el queso por encima, la rúcula y el chutney. El mejor es el que se tiene en casa en conserva, hecho previamente, pero se puede comprar ya preparado. En este caso se ha utilizado chutney de mango, calabacín y manzana hecho según la receta que se indica en este blog. Si se desea preparar la vinagreta en vez de utilizar la que trae el paquete, emulsionar aceite, limón, mostaza de grano, sal y una cucharadita de azúcar de caña y extender por la carne y la rúcula.

 

Almejas al vapor

20150917_135634

Ingredientes para 4/6 personas

1 kg. de almejas vivas de la variedad que haya en el mercado. 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. 1 vasito de vino blanco afrutado. Perejil o cilantro picado.

Hay que empezar la elaboración de esta receta en el momento mismo que se vayan a comer las almejas ya que no lleva hacerlas más de cinco minutos y merece la pena comerlas recién hechas, una experiencia excepcional. Calentar el aceite en una sartén grande y honda. Cuando esté bien caliente poner las almejas, previamente lavadas, junto con el vino. A continuación tapar y dejar a fuego medio hasta que empiecen a abrir. Entonces ir sacandolas en una fuente de una en una a medida que vayan abriendo para que no cuezan ya que de lo contrario se encogen y pierden su jugosidad. Después el caldo que dejan se pone bien caliente por encima y ya están listas para comer. Es la manera en que se aprecia mejor el sabor natural de este molusco.

Empanada de morcilla de Burgos

20150503_142819

 

20150503_141039

Ingredientes

2 bases de masa quebrada o de hojaldre. 3 cebollas. 300 gr. de morcilla de arroz. Aceite de oliva V.E. 1 huevo. 1 cucharada de mantequilla. Sal y pimienta.

Trocear la cebolla y pocharla en aceite hasta que quede al dente. Desmenuzar la morcilla y mezclar con la cebolla previamente escurrida. Disponer una base de masa en una bandeja de horno untada con la mantequilla. Extender por encima la mezcla de morcilla y cebolla. Tapar con la otra base pintándola con el huevo batido y sellándola todo alrededor con un tenedor.

Hornear a 180º durante 20 minutos