Crema de calabacines

20130326_19061220130326_185543

Ingredientes para 4 personas.

2 calabacines grandes. 1 cebolleta o puerro. 2 zanahorias. 1 rama de apio. 1 cebolla. 1 patata. Sal y pimienta. Aceite de calabaza.

Poner a hervir en la olla rápida todos los ingredientes pelados y troceados, con muy poca agua, aproximadamente 50 cc. y un poco de sal y pimienta.( El calabacín se puede poner sin pelar). Tapar la olla y, cuando empiece a sacar vapor, poner a fuego lento diez minutos. Abrir y triturar toda la verdura que habrá desprendido su propio jugo. Si se quiere más líquida, añadir un poco de leche o nata. Servir con un chorrito de aceite de calabaza y unas rebanadas de pan frito.

Aunque ponemos otras verduras, el sabor predominante va a ser el del calabacín. Si éste es verde oscuro, como el de la imágen, la piel es más amarga por lo que si se pone sin pelar habrá que añadirle una cucharadita de azúcar o una pizca de stevia. Si se puede, es más recomendable poner calabacines de color verde claro que abundan en el verano.

 

 

 

Anuncios

Revuelto de rebozuelos con alcachofas y trufas

20130328_135233[1]

El rebozuelo es una seta silvestre de primavera y otoño de sabor muy afrutado que se da principalmente entre encinas, robles y alcornoques. Su nombre científico es Cantharellus Cibarius y se puede comprar también en el mercado a precios que oscilan entre 15/20 euros por kg. En este caso han sido comprados en Tánger (Marruecos) junto con las alcachofas y las trufas y su precio y el de los demás ingredientes  ha sido considerablemente más bajo que en España.

Ingredientes para 4 personas:

½ kg de rebozuelos, 3 dientes de ajo, 4 huevos, sal, pimienta, perejil, 1/2 dl de aceite de oliva virgen extra, suave y afrutado. 1 kg de alcachofas, 1 cebolla pequeña, 1 ramo de perejil. 3 trufas.

Limpiar bien los restos de tierra de las setas con un cepillo o un paño. Nunca mojarlas. Trocearlas y saltearlas con el aceite, los ajos picados, sal y una pizca de pimienta.

Por otra parte pochar la cebolla y mezclar con los corazones fileteados de las alcachofas una vez cocidas.

En este momento se podrían hacer dos revueltos diferentes, los rebozuelos por un lado y las alcachofas por otro. Pero he querido experimentar los dos sabores juntos: el afrutado de las setas y el amargo de las alcachofas, así que hay que mezclarlos antes de echarles el huevo.

Justo al momento de ir a comer el revuelto, echar los huevos sin batir y en cuanto se vea que empiezan a cuajar remover tres o cuatro veces y apagar enseguida para que no se endurezca el huevo. Tiene que quedar muy tierno y entonces es un plato exquisito.

Por otra parte las trufas las pelamos, fileteamos y salteamos ligeramente y las ponemos sobre pan tostado untado con una emulsión de aceite de argan virgen extra, una pizca de sirope de granada y sal.

Tortilla de patata y cebolla

20130326_183904

20130326_180509

20130326_182555

20130326_183110

20130326_183306

Ingredientes:

3 patatas grandes. 1 cebolla grande. 4/5 huevos. 2,5 dl de aceite de oliva virgen extra, suave, tipo hojiblanca. Sal.

Pelar y cortar las patatas en rodajas,  lo más finas que se pueda. Pelar y trocear la cebolla. (De arriba a abajo: Imágen 2) Poner el aceite a fuego fuerte. Cuando esté bien caliente añadir la cebolla, remover y seguir a fuego fuerte hasta que empiecen a dorar. Añadir las patatas, remover unos minuto con la cebolla, bajar el fuego, salar y tapar para que esta mezcla se vaya recociendo en el aceite. Cuando ya esté blanda y dorada (imágen 3) sacarla bien escurrida y añadirla a los huevos batidos. Poner en una sartén una cucharada de aceite y cuando esté fuerte extenderlo bien por el fondo y volcar la mezcla con el huevo batido removiendo la sartén para que no se pegue la mezcla en el fondo. (Imágen 4). Bajar el fuego y dejar cinco minutos aproximadamente removiendo la sartén de vez en cuando. Para que se haga igualmente por el otro lado, darle la vuelta a la tortilla. Para ello se tapa la sartén con un plato y mientras se presiona fuertemente éste con una mano se da la vuelta a la sartén con la otra mano, agarrando el mango con un paño para que no se resbale. Mover la sartén y dejarla a fuego lento otros cinco minutos.(Imágen 5) Servir en un plato redondo y dejar reposar diez minutos antes de comerla.(Imágen 1)