Confitura de limón

20150609_193704

20150607_21094520150608_123544

Ingredientes: 5 limones de piel muy gruesa, a ser posible variedad real. 1 kg. de azúcar blanca o de caña, según se quiera más transparente o más oscura. Agua. La elaboración es parecida a la receta de confitura de naranjas amargas descrita en este mismo blog. Esta variedad de limones, poco ácidos y con la piel muy gruesa, es muy antigua y está en recesión, cultivándose mayormente en huertos y jardines de las provincias de Málaga y Granada. Los de esta receta provienen del jardín de la familia Clarke de Almuñécar, conservados en el árbol hasta su total maduración, lo cual ha proporcionado una confitura extraordinariamente aromática.

Lavar los limones y ponerlos a cocer enteros en una olla cubiertos de agua, durante media hora, a fuego moderado. Después dejar enfriar, sacar los limones y reservar el agua.

Cortar los limones en dos mitades y sacar las pepitas junto con la pulpa que se desprende fácilmente por la cocción. Esa pulpa y pepitas se cuecen durante  una hora aproximadamente en el agua que habíamos reservado de cocer los limones y, mientras, vamos cortando la cáscara en juliana y la vamos poniendo en una cacerola grande a la que añadiremos el agua colada de la cocción de pulpa y pepitas. Insistir con una maza dando vueltas en el colador para aplastar la pulpa y que suelte el máximo de jugo y su propia pectina que será la que espese la confitura. El resto sobrante y las pepitas se desechan. (La proporción aproximada sería la misma cantidad de juliana, de líquido y de azúcar) Dejar cocer el limón picado con ese jugo a fuego moderado, durante una hora. Después añadir el azúcar y cocer hasta que espese, al menos una hora más. Envasar en caliente en tarros de cristal bien limpios y esterilizados. Tapar inmediatamente para que se haga el vacío con el vapor.

 

Anuncios

Ostras al natural con limón

20141011_14573420141016_202003

Ingredientes para 4 personas

2 docenas de ostras. 3 limones

Como es sabido las ostras se suelen comer crudas, aunque hay quienes, por prevención o por otras causas las preparan al horno. En este caso se han preparado crudas y servidas con trozos de limón para poner su jugo en cada una de ellas. Tomadas para aperitivo con un cava muy frío o mejor con un buen vino blanco, igualmente muy frío, seco o afrutado, son insuperables.

La única dificultad está en abrirlas ya que la ostra debe estar viva. Si no se tiene la herramienta adecuada puede ser una pesadilla. Si se puede, hay que utilizar una navajita especial para abrirlas, tal como aparece en la imágen. Si no se tiene,  utilizar un cuchillo de cocina pequeño. Procurar ponerse guantes o protegerse la mano con un paño de cocina. Colocar la ostra en la mano que se ha protegido con el paño,  con la concha plana mirando hacia arriba y el vértice dando a la muñeca. Con la otra mano meter la navajita lo más pegada posible a la concha plana y pasarla a lo largo de la concha hasta cortar el músculo que sujeta las dos valvas. Una vez cortado el músculo la ostra se abre con toda facilidad. Para comerla utilizar a ser posible un tenedor pequeño y robusto, con curvatura suficiente para poder desprender bien la ostra y llevarla a la boca toda entera.

Sopa de sandía con helado de yogur

20130719_152932

Ingredientes para 4 personas

800 gr. de pulpa de sandía muy fría. 2 limones. 4 cucharaditas de azúcar de caña (Opcional). Helado de yogur.

Batir la pulpa de sandía, limpia de pepitas, con el jugo de los limones y el azúcar. Servir en cuencos individuales poniendo una bola grande de helado de yogur encima que se puede comprar en una buena heladería. Se debe hacer el postre al momento mismo de comerlo. Lleva muy poco tiempo por lo fácil que es hacerlo. Es un postre exquisito, digestivo y de pocas calorías, ya que el helado de yogur se ha comprado hipocalórico. (Si vives en Sevilla es excepcional  el que hacen en la heladería Rayas).